Real Decreto 463/2020, de 14 de marzo, por el que se declara el estado de alarma para la gestión de la situación de crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19 y el Régimen de Visitas en las medidas adoptadas en resoluciones judiciales en materia de Familia. 

Real Decreto 463/2020, de 14 de marzo, por el que se declara el estado de alarma para la gestión de la situación de crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19 y el Régimen de Visitas en las medidas adoptadas en resoluciones judiciales en materia de Familia. 

Muchos nos hacemos esta pregunta; ¿Se suspende el régimen de visitas durante el Estado de Alarma decretado por el RD 463/2020? 

En primer lugar, tendremos que analizar qué derechos se suspenden con la declaración del estado de alarma. La Ley Orgánica 4/1981, de 1 de junio, de los estados de alarma, excepción y sitio, en su art. 11 recoge las medidas urgentes que adoptará el Real Decreto, y en la Exposición de Motivos del citado RD 463/2020 nos dice que «Las medidas que se contienen en el presente real decreto son las imprescindibles para hacer frente a la situación, resultan proporcionadas a la extrema gravedad de la misma y no suponen la suspensión de ningún derecho fundamental, tal y como prevé el artículo 55 de la Constitución.» Esta materia debe estar presidida por el principio del beneficio o interés superior del menor sobre cualquier interés legítimo que pueda concurrir. Así se deduce del artículo 39.2 de la Constitución Española, de las normas del Código Civil y de los artículos 1, 2 y 11.2 de la Ley 1/1996, de protección jurídica del menor, modificados por la Ley Orgánica 8/2015, de 22 de julio, de modificación del sistema de protección a la infancia y a la adolescencia y la Ley 26/2015, de 28 de julio, de modificación del sistema de protección a la infancia y a la adolescencia y lo establecen la Convención sobre los Derechos de la Infancia, de 20 de noviembre de 1989, adoptada por la Asamblea General de las Naciones Unidas, que en su artículo 3.1 recoge el principio general del interés superior del menor, como premisa máxima a tener en cuenta por todas las instituciones, autoridades administrativas u órganos legislativos respecto de las medidas concernientes a la infancia, así como la Resolución de 29 de mayo de 1967 del Consejo Económico y Social de las Naciones Unidas. Por lo que el derecho a estar y visitar con los hijos es un derecho fundamental amparado en el art. 39 de nuestra Carta Magna que se encuentra en el capítulo tercero del título primero de los derechos y deberes fundamentales.

En segundo lugar, tendremos que analizar si el interés de los hijos a relacionarse con los progenitores puede quebrar el estado de alarma, y ser una de las excepciones del art. 7 del RD 463/2020. La realidad es que el ejecutivo ha contemplado este caso en las excepciones a la limitación de la libertad de circulación de las personas en el art. 7.1 letra e), que contiene la asistencia y cuidado de menores, que me hubiera gustado una redacción más técnica y menos ambigua, y entiendo que el derecho a estar y visitar a tu hijo es en beneficio de él y por ello el régimen de visitas queda exceptuado a la limitación de circulación de las personas. Es decir, aquellos padres o madres seguirán disfrutando del régimen de visitas estipulado en la resolución judicial.

En tercer lugar, cómo debemos hacer estos trayectos. Pues el legislador ha sido claro al respecto, los trayectos deben hacerse de forma directa. De tal forma que el progenitor llevará/recogerá a los menores a/de la vivienda del otro progenitor para ejercer su derecho. En el vehículo sólo podrán desplazarse el progenitor y los menores.

En cuarto y último lugar, qué debemos hacer en caso de que un individuo positivo en coronavirus COVID-19 esté en contacto con los menores, ¿debe seguir el régimen de visitas? En este caso, el gobierno no ha sido capaz de dar una redacción clara a la norma. Pero a mi entender, deberá analizarse caso a caso si procede o no la suspensión del régimen de visitas. El RD 463/2020 tiene como finalidad “proteger la salud y seguridad de los ciudadanos, contener la progresión de la enfermedad y reforzar el sistema de salud pública.”. Es cierto que cada caso deberá analizarse de forma individual siempre con el principio del interés del menor. Podemos encontrarnos en el caso que los menores se encuentren con un progenitor y el otro progenitor sea positivo a coronavirus, en este caso deberá suspenderse el régimen de visitas, pues en el interés del menor prevalece la salud del menor frente al derecho a estar con el progenitor que haya sido positivo, pudiendo establecer comunicación con los menores por videollamada o telefónica, de forma más asidua que la habitual. También podemos encontrarnos que los menores se encuentren en compañía del progenitor que ha sido positivo a coronavirus, en este caso entiendo que deben permanecer en compañía de este progenitor por razón de cuarentena, salvo que el progenitor positivo no sea capaz de cuidar, atender y proteger a los menores, que en este caso deberán estar con el otro progenitor. Como se puede comprobar la casuística es diversa, y debemos analizar caso a caso en beneficio del interés del menor.